Clarín Ràdio radiobanda.com

Idioma

Participa

  • Àlbum
  • Àlbum
  • Vídeos
  • descarregues

Flash Mp3 Player

BP  Notícies

Por Rafa Villarejo
Salvador Navarro, president de la Banda Primitiva
"EN 2010 LA PRIMITIVA IRÀ AL CERTAMEN DE VALÈNCIA"

 Músico y empresario. Lo primero antes de lo segundo, pero ante todo, lliriano y del clarín. Salvador Navarro cumple diez meses en la presidencia del Ateneo Musical y de Enseñanza Banda Primitiva de Llíria y aprovechando el final de 2008 y la llegada del nuevo año, hace balance de lo vivido y sobre todo, de lo que le viene por delante, a él y a la sociedad. Tenaz y emprendedor, inconformista con los que viven de recuerdos, pero siempre manteniendo en primera línea el tesoro que significa conservar las tradiciones. Tiene en la palabra “evolucionar”, una de las claves de su método de trabajo. También en la Primitiva intenta sacar adelante sus máximas, sabiendo que la sociedad, la nuestra y la de todos, se enfrenta a una de las épocas más difíciles de las últimas décadas. Pese a ello, junto a su junta directiva, abandera una nueva forma de trabajar para intentar reactivar a una Primitiva algo estancada en los últimos años: ofrecer una programación variada y tan activa, que mantenga al socio, al músico, al amante a la música en general, los doce meses del año pendiente de lo que ocurre en la Primitiva de Llíria.

Han sido diez meses intensos de trabajo, de ponerse al día mientras los músicos siguen devorando pentagramas a ritmos vertiginosos y mientras la sociedad se enfrenta a uno de los retos más emblemáticos de sus últimos tiempos: la construcción y ampliación de la nueva casa de todos los clarineros y clarineras. 2009 se dibuja en el horizonte como un año de mucha ingeniería financiera para sacar adelante el día a día de la sociedad y sus proyectos. Pese a todo, Salvador Navarro sigue afianzado en la idea de continuar creciendo marcando, musicalmente, la fecha de julio de 2010 para que la Banda participe de nuevo en el Certamen Internacional de Bandas de Música de Valencia.

¿Cuál es su balance a estos primeros diez meses en la presidencia?


A nivel personal y a nivel junta directiva, el balance es totalmente positivo. Trabajo con un grupo de gente muy implicada desde el principio en el proyecto que emprendimos en el mes de marzo. Dentro de las restricciones que nos marca el momento que vivimos y la situación financiera que heredamos en la sociedad, estamos intentando cumplir poco a poco con todos nuestros compromisos que mantuvimos con los socios en el programa electoral que les presentamos y en el que finalmente confiaron. Sin embargo, a nivel sociedad y socios, he notado algunas carencias que prevalecen sobre el interés cultural y musical de esta sociedad. Es decir, al margen de familias, de los intereses personales, societarios, etc..,hay un interés claro por el que se creó esta sociedad que tiene que ver con la música, con la cultura, con la educación musical, y en ese sentido, he notado cierta carencia que no deberían de prevalecer sobre las otras cuestiones.

¿Ha sido más o menos sencillo de lo que esperaba? ¿Le ha rondado la idea en algún momento de decir, “donde me he metido”? ¿Le ha valido la pena?

Con toda sinceridad tengo que decir que es más sencillo de lo que yo pensaba. Tan sólo me siento un poco negativo en el aspecto social. Yo creía que en un pueblo como Llíria y una sociedad con la historia musical de la Primitiva, todo el mundo estaba más por la labor de demostrar el porqué se nos conoce como “La ciudad de la música”. Sin embargo, esa pequeña decepción que espero colaborar en ir cambiando, está muy por debajo de lo que significa para mi ser presidente de esta sociedad.  Su historia tiene tantas experiencias, tantas riquezas adquiridas a lo largo del tiempo, que está muy por encima de este tipo de impresiones personales sobre el aspecto social, cultural o musical del momento que vivimos. Ser del Clarín siempre merece la pena y ser su presidente, todavía más.

Me sorprende que lo califique de sencillo, a pesar de que atravesamos una época muy complicada en el aspecto económico, a la que no es ni mucho menos ajena nuestra sociedad como bien explicó a los socios en la junta extraordinaria del mes de julio.

Tal y como corren los tiempos, el tema económico-financiero por el que atraviesa nuestra sociedad es algo natural. Es verdad que la Primitiva tiene una excesiva alegría en el endeudamiento para lo que son los ingresos, pero ese no es un problema y ahí se explica lo de sencillo. El que se dedica a la gestión de algo no puede verse superado por estas adversidades. Está ahí para buscar soluciones, para proponer formas de combatir esas situaciones delicadas, buscar patrocinios, subvenciones, mucho hablar con la gente, lo que sea para sacarlo adelante. Pero eso se consigue si trabajas. Lo que si me preocupa es el corazón y la integración de los socios de los clarineros/as que es algo que se lleva muy en voz alta, pero hay veces que llegas a dudar de que realmente sea así. El tema financiero saldrá, estoy seguro. Me preocupa más, insisto, que la gente se integre y forme parte de lo que significa ser de la Banda Primitiva. Que no sobre con decir que “soy del Clarín”, sino que lo demuestre.

El esfuerzo de esta junta directiva ha sido el darse a conocer durante estos diez meses ofreciendo cosas a los socios. Generando actividad. Sin embargo, según las respuestas anteriores, creo que no estáis contentos con la respuesta que habéis encontrado.

Los socios en esta sociedad tienen la razón y todo el derecho a hacer y pensar lo que quieran. Si es cierto, que cuando llegué a la presidencia, me quedé con la sensación de encontrarme con una sociedad desilusionada, que parece que no espere nada de su sociedad. Basta con venir a tomar el café, hacer cuatro cosas durante el año y poco más. La Banda Primitiva es una sociedad cultural que tiene la obligación con sus socios de darles una oferta cultural, artística, una formación para sus estudiantes, ofrecer al pueblo algo más. Yo esperaba una integración más natural que la que tenemos, me encuentro con muchas lagunas dentro de lo que la sociedad Banda Primitiva significa para el pueblo de Llíria. Nuestra intención ha sido desde el primer día, encontrar esa motivación que le hace falta a la gente para que se implique. Es importante la Banda, el Certamen, la Orquesta, todo…, pero lo más importante para nosotros son los socios que son los que hacen que esto valga la pena echar para delante. Pero nos encontramos con que en el libro de socios figuran cerca de 1.500 socios, sin embargo, son sólo una cincuentena los que mueven, junto a unos cien músicos, el pulso diario de esta sociedad y eso es lo que me resulta inexplicable.

Haciendo balance de este 2008 consumido, ¿qué es lo peor y lo mejor que le queda de su tiempo en la presidencia de la Primitiva?


No hay nada peor. La palabra negativo no la quiero emplear, pero sí la de sorpresa. Lo sorprendente que me parece que a veces, algo tan grande como esta sociedad, parezca tan pobre y tan poquito, eso me sorprende mucho como presidente y como músico que he sido y soy de esta Banda. Pero me quedo siempre con lo positivo, y en ello destacaría, la tremenda magnitud que tiene la Primitiva. Ha hecho los deberes tan bien durante una gran parte importante de su vida, tiene una historia tan grande a sus espaldas que, hoy por hoy, representa el epicentro de la cultura musical de la Comunitat Valenciana, española y mundial. Seguramente, ninguna sociedad tiene las posibilidades que tiene la Primitiva. Eso no quiere decir que siempre las aproveche, para eso estamos nosotros aquí ahora.  

Hablamos de los socios mucho, pero hablemos de los músicos. Había una intención también de esta junta por el tema de que los músicos se sientan más integrados, y eso tiene que ver, por ejemplo, con la asistencia a ensayos con la Banda. ¿Es posible mejorar esto, volver a las mejores épocas que todos hemos conocido en la que venir a ensayar era una más de las rutinas diarias de quién estudiaba música?

Hay que partir de la base de que es imposible hacer lo mismo que hace 25 años cuando nosotros estudiábamos. Eso sería una gran equivocación. Las bandas tienen que evolucionar y adaptarse al siglo XXI. Lo que hemos conseguido es que la gente se sienta más importante. Por ello estamos trabajando. Con todo el mundo se habla, el director es una persona cercana, que vive el día a día de la sociedad. Estamos intentando aglutinar a todo el mundo, músicos, profesores, padres de alumnos, socios, pero sin querer trasladarles a otros tiempos pasados, sino conviviendo con la época actual. Tenemos que lograr que los chavales mantengan un arraigo con la Primitiva porque les educa, les enseña, se lo pasan bien, pero conviviendo con las maquinitas, con el salir de marcha con los amigos…y eso es trasladable a todas las generaciones que pertenecen a nuestra sociedad hoy en día.

Ya que ha nombrado al director. Miguel Moreno fue su primer fichaje. Si me permite el símil futbolístico, fue el fichaje de un hombre de la casa, lejos de fichar a un galáctico que a lo mejor le hubiese dado más relevancia durante las elecciones. Diez meses después, ¿cuál es su particular balance del trabajo de Miguel Moreno en la dirección artística y musical de la Banda Primitiva?


Tenía claro que no quería ni a un gran director, ni a una figura de la batuta. Quería a una persona con mucho sentido común, inteligente, clarinero y buen músico. Todo eso es Miguel Moreno. Es una persona totalmente integrada en la sociedad. Miguel se preocupa desde la A hasta la Z de todo cuanto ocurre en la sociedad. Dirige a la Banda, se toma un café con los socios, habla con los padres de la escuela, es, sin duda, lo que le hacía falta a esta sociedad. Otra cosa es el resultado musical de una obra. Te puede gustar más o menos un director, pero lo que sí es cierto es que el trabajo de Miguel Moreno es clave para el funcionamiento del día a día artístico, musical y pedagógico de la Primitiva, y eso, hoy por hoy, es lo más importante.

¿Donde cree que está situada musicalmente ahora mismo la Banda Primitiva de Llíria?

El Clarín, bajando a los suburbios más bajos siempre estaría en la Champions de la música, en la elite de las sociedades musicales. Su historia le avala de por vida. Lo cierto es que el peligro que corre quién está siempre en la cumbre es de quedarse estancado. Lo que a mi me preocupa es que hoy en día, hay sociedades musicales que han evolucionado, están los conservatorios…, antes, los músicos del clarín teníamos la ventaja de tener a los mejores, escuchábamos a los mejores, dábamos clase con los mejores, estudiábamos con los mejores. Hoy la formación se puede obtener en cualquier parte del mundo y nuestros músicos, profesores, toda la parte artística de la sociedad, corren el peligro de no ser los mejores y convertirse en músicos vulgares porque caigan en la rutina musical si no se adaptan a los nuevos tiempos. Ese es el riesgo. La Banda Primitiva como tal no corre peligro porque está muy por encima del resto.

Un tema que preocupa mucho al socio, ¿Cómo marchan las obras de la nueva casa para la Primitiva?

El tema de las obras está muy bien encaminado. Tenemos el proyecto en Consellería aprobado y el proyecto con el Ayuntamiento aprobado, con algunos problemillas en la fachada pero que son fácilmente solucionables. El problema surge en el tema de la financiación. Tenemos una subvención de la Consellería, pero ese dinero nos lo pagan durante cinco años con lo cual tenemos que financiar a través de los bancos. Este año nos pagarán 100.000 euros de la subvención pero con ello no nos llega para pagar la obra. Estamos preparados por tanto para el pistoletazo de salida, a expensas de que los bancos nos aprueben la financiación de todo el proyecto. Las deudas históricas contraídas durante los últimos cinco años, son otra dificultad añadida. En resumen, tenemos proyecto, tenemos empresa constructora, nos falta que los bancos sigan adelante con el tema y que hagamos un poco de inteligencia financiera para poder seguir. Nuestra intención es la de inaugurar en un par de años las nuevas obras.

Ya que estamos en época de pedir nuevos deseos y de diseñar nuevos proyectos para el 2009 ¿Cuáles son a corto-medio plazo, los proyectos de su junta directiva?


Me gustaría decirles a los socios que en este año vamos a empezar las obras de ampliación y renovación del local social y con un poco de suerte puede que hasta incluya alguna mejora en el teatro. Este es el proyecto más importante que tenemos entre manos para el futuro más inmediato. Y, aunque pueda sonar repetitivo, mi gran proyecto es lograr la integración de todo el mundo clarinero. Que todo el mundo sienta de verdad a la Primitiva dentro de sus corazones. No me sirven grandes proyectos. Mi ilusión es ver cada vez más gente sintiendo el Clarín como suyo. No tanto desde la distancia como creo que ocurre ahora. Me gustaría repetir lo de siempre. Este es un Clarín de todos, para todos, no hay personalizaciones, los socios son los dueños y lo único que tienen que darse cuenta es de la grandeza que significa pertenecer a esta sociedad de magnitud mundial como es la Banda Primitiva de Llíria. Tenemos que evolucionar, seguir para adelante porque si no, los que vienen por atrás nos comen. No se vive de recuerdos, forman parte de nosotros y no hay que olvidarlos, pero le pido a la sociedad que evolucione, porque quién no evoluciona desaparece. Los mejores deseos para 2009.
FELIZ AÑO A TODOS